25/12/10

Leila y Marco

Susurros del tiempo
Empezó a sonar la música, la sintió vibrar en su cuerpo. Se abandono, sumergiéndose en ella. El ritmo le invitaba a bailar. Empezó a deslizarse por la pista del baile. Marcó el ritmo con movimientos leves de cabeza, sonrió, sus ojos brillaron, estaba emocionado. La música le hacía sentir tantas cosas, en ocasiones calmaba su alma atormentada por los problemas de la vida,  en otras, le llenaba de euforia e ilusión, o  relajaba su cuerpo y mente, haciéndole volar por un mundo de sueños…
Sus amigos le llamaron, entre risas y bromas se pasaron toda la noche bailando.
Se despertó en su cama, y de repente le vino a la mente los recuerdos de  la noche anterior y se rio a carcajada limpia.
Se quedo remoloneando  incapaz de levantarse. Era consciente de todo lo que tenía que hacer, pero la pereza le podía. Sonó su móvil.
-Hello Laila,…hermanita. ¿Cómo me llamas a estas horas?- pregunto, divertido.
-Nico… cariño, son las 3 de la tarde-contesto, quizás un tanto molesta, pero apenas perceptible en su tono de voz, siempre tan suave.
Nico, empezó a reírse.
-Okay, dime ¿qué quieres?, ¿A qué se debe tu inoportuna llamada?- insistió, haciéndose el loco.
-A ver Nico, tu sigue en tu mundo feliz, y a los demás olvídanos… no entiendo cómo lo haces-le recrimino su hermana.
-Laila, es 27 de noviembre y sé que hoy es el día en el que toda la familia vamos a cenar unida, es una especie de fiesta especial, en la que se conmemora el aniversario de los abuelos. ¿Verdad que sí? hermanita- dijo Nico, con un tono de voz triunfante.
-Sí, Nico, eso fue ayer- añadió tristemente- te llamaba para preguntarte la razón de porqué no fuiste ayer a la cena, te estuvimos esperando casi una hora. Los abuelos, estaban muy ilusionados, tú sabes lo que cuesta unir a todas las familias. Los Arroyo viven en Barcelona, la familia Sánchez en Córdoba, los Izquierdo en Castellón. Hace años que no cenamos juntos…Nico, lo sabes, se que lo sabes, ayer tu ausencia se noto. A Felipe, le afectó profundamente, el abuelo te quiere mucho, ¡qué digo, muchísimo!... ¿Qué hiciste ayer?, ¿Por qué no viniste?... ¿Se te olvidó?
-Laila…yo…yo…- tartamudeo Nico, colgando finalmente el teléfono. Empezó a sonar de nuevo, y con manos temblorosas lo desconectó.
¿Cómo he podido confundir el día?, ¿En que estaba pensando?...Una lágrima cálida se derramo por su rostro. Se levanto de la cama, y con pasos cortos se dirigió al baño y se encerró. Mirándose al espejo se prometió a sí mismo, que pondría punto final, a su comportamiento irresponsable, causante de tantas desgracias, de tantas tristezas.
-Yo sé que puedo-susurro. Y con determinación seco sus lágrimas.

17/12/10

Navidad

El reflejo de una estrella, el recuerdo que fue olvidado...nada.


Se levantó de la cama y puso la cafetera mientras se duchaba. Navidad..navidad no dejaba de pensar...su mente se alejaba de aquellos pensamientos que le aprisionaban. El agua caliente le reconfortaba el alma, y le traia paz a su cuerpo ya cansado y maltratado por los años.

El tiempo apremiaba, se bebió el cafe a la vez que se vestía... Una navidad en familia, una navidad unida, juntos en nochebuena, sonrío...Alberto, Carla, Diego, Pedrito...sus ojos se iluminaron al recordar a todos sus hermanos ya casados y con hijos. Hacía tantos meses que no sabía nada de ellos, siempre se decía a si mismo que tenía que llamarlos, pero lo iba dejando pasar y pasar... y no llamaba. Se le encogieron el estómago y el corazón. "¿Porqué tengo que llamar yo?, ¡Qué me llamen ellos!"- no pienses en eso, se dijo mientras se ponia los pantalones. Ese pensamiento orgulloso, le había impedido simpre tener buenas relaciones, el egoismo le cerraba la puerta a los demás y jamás disfrutó de la amistad. El no sabia ser hermano, ni tampoco sabia ser amigo.


Susurros del tiempo

7/12/10

Entre sus gotas

Llueve, solo es lluvia, su sonrisa se funde en el horizonte. Cierro los ojos, y escucho el rumor de las gotas, derramándose por Madrid. Árboles desnudos y fríos, esperan pacientemente la llegada de la primavera, qué es la vida sino solo espera. Día sin luz, día ensombrecido y el clamor de los coches, corren sin pausa, corren con rumbo fijo, en busca de su destino. Transeúntes  caminan rápido, caminan protegidos por sus paraguas, sorteando los charcos, no quieren mojarse...el suelo esta mojado,ella lo mojó. Lluvia fina y murmuradora...hoy me cuenta sus secretos. Jugando entre los edificios, la veo caer, mientras yo río. Sus ojos brillan emocionados, siente la felicidad y la magia entre sus gotas. Lluvia poderosa...regalas vida. 

5/12/10

Distorsión

Solo es decir: SI,  porque es un querer luchar por aquello que quieres y crees, es como volver a sentir el sol en tu piel, después de un día de lluvia. Andar con rumbo fijo y correr tras tus sueños y deseos, porque hay esperanza...

Recordó todo lo que le decía su amiga Estefani por teléfono en aquellas noches, cuando se sentía desmoronar, y desfallecer.

Ella ya no estaba allí. Se podría decir que desaparecío de su vida, cuando después de un verano todas ellas cambiaron.
LLegó al instituto con una nueva imagen y un desafio, ser alguien diferente, marcar una nueva tendencia, pero sobre todo lo que ella buscaba era ser aceptada. -¿Tan dificil es?- se preguntaba Nadia mirandose al espejo.
Recordaba los días cuando ella y sus tres amigas escribían en su diario, en las horas muertas de clase, redactaban sus secretos, sus historias y pegaban fotografias curiosas, buscando una sonrisa. Risas y fotos.
Pero en ese verano algo se rompío, Estefani aparecío con novio, y Amanda con ideas nuevas y originales en las que invertir su vida, Daniela como siempre estudiosa y a veces ajena a las demás. 
Los lazos se rompieron, anidó la confusión. Ninguna supo comprenderse. Estefani, con su desgarrado corazón solo buscaba alejarse de todo y ser capaz de sanar sus heridas. No la entendieron, y fue olvidada.Su mejor amiga, ya cansada de luchar contra un muro de piedra desistío y la dejo ir, esperando algo que no llegó.
Amanda tan alegre siempre, no supo comprenderla, y al igual que Nadia, la dejo ir...no fueron capaces de salvar su amistad. Y ahora cada una con su vida, forja un nuevo destino. 
Sus risas, distorsioanadas en la lejanía de un recuerdo, poco a poco se olvidan. Ahora ellas...son letras rotas... que yacen en una tumba enterradas en la arena fria.

4/12/10

Murió en Madrid

Tocó suavemente con sus dedos las arrugas que los años habían dibujado en su piel, esos surcos, que recorrió con manos temblorosas.
La vejez se aproximaba y se llevaba sus más cálidos recuerdos, parecía no tener piedad, ni misericordia. Su cuerpo un amasijo de huesos, visibles a través de su fina piel, delataba su extrema delgadez. El tiempo, se había llevado su ilusión y su alegría, dejándole en la más absoluta soledad. En frente de él, solo estaba la muerte, susurrándole e incitándole a que viniera a ella… <muerte ¿qué pretendes hacer?, ¿a quién te quieres llevar contigo?, ¿no te es suficiente, con los niños que te llevas cada año?, ¿con los soldados asesinados en el campo de batalla?... ¿e intentas, también robarle la vida a este pobre hombre, incapaz de ser feliz? Esto es locura>
<Narradora, jamás podrás convencerme, porque yo soy soberana. Las vidas que me llevo forman parte de un plan perfecto y completo. La vida, ¿qué es la vida?, sino solo tristeza y desolación. Cuerpos sin esperanza, sin color, ni fuego. Solo vacios, sin sueños ni ilusión. Vida es, ojos tristes, llenos de lágrimas o quizás secos, cansados ya de llorar. Miradas pérdidas incapaces de encontrar el camino…yo solamente soplo muerte, y sus cuerpos caen a la nada, mientras su alma asciende a los cielos, a un “lugar mejor”>
La muerte cumplió su objetivo. Y esa misma noche, murió en Madrid un viejecito, en su cama, al calor de la calefacción. Sus ojos estaban abiertos, con la mirada fija en un punto de la habitación. Me gire y contemple lo que ese pobre hombre había estado mirando, horas antes de morir.
Una fotografía de médicos sin fronteras, en la que figuraba, un niño negro, con los ojos tristes… esa fotografía decía: “Modeste tiene malaria pero morirá de olvido”.
  

Buscando un nuevo comienzo


Cerro la puerta, con suavidad y se alejo de aquella casa llena de recuerdos tristes y sueños rotos. Sus lágrimas se resbalaban por sus mejillas, se las seco con la manga de la chaqueta, luchando por cerrar aquel capitulo de su vida. No tenía mas opción que la de huir ... 
Frio, de repente sintio frio. Una rafága de viento le agito el pelo y le hizo abrocharse el abrigo, intentando conservar el calor de su cuerpo. Llamo a su madre, y la dijo que ya no aguantaba más a papá y que quería irse a vivir con ella. Silencio, y después oyo un sollozo, su madre rompio a llorar a la vez que le decía que si.
Se sintió desamparado y solo...



Noche oscura. Su dolor se hizo más palpable al recordar la indiferencia de quien habia amado y habia confiado... ya no era el de antes, no era la persona que le llevaba de la manita al colegio, contándole historias inventadas, fruto de su imaginación. Su padre se había abandonado al alcohol...olvidando a su hijo y su responsabilidad como padre. Dani, era consciente de la depresión en la que había caido al divorciarse de su madre, y él como hijo quería ayudarle a salir a delante... pero esta situación no daba más de si,  ya no podía aguanatar y soportar a "ese hombre", había sacrificado parte de su juventud por amor a él, pero tras las borracheras continuas, y los puñetezos llenos de violencia, al intentar ayudarle tras una noche de alcohol, tomo la decisión de dejarle a su suerte...buscando un nuevo comienzo.