3/4/11

Flores. Más. Más. Y más

Las ilusiones perdidas y los sueños rotos, los corazones que esperan y la música del alma suenan hoy en la atmosfera de Madrid.
El cielo... está ensombrecido podría asemejarse quizás a las tormentas de la mente, aquellas que nos impiden dormir por la noche, que nos despiertan en mitad de un sueño y ya no nos dejan volver a dormir.
La atmosfera de Madrid con su ambiente se revela en los corazones que no están en paz, y que intentan vanamente, sin conseguirlo alcanzar la tranquilidad y la armonía. Los fantasmas de Madrid recorren las calles, se detienen en las tiendas, en las cafeterías, en los restaurantes, en los bares, en los pubs y buscan… pero no encuentran, no hallan. Y siguen buscando aquello que les de algo, algo…y ¿una chuche?. Sonrío.

Y es mejor que lo sepas, ¿verdad? Nadie quiere ser sin serlo. A nadie le gustan las mentiras ni los engaños.
 Todas las personas sienten y aman, sueñan y piensan, ríen y lloran, odian y perdonan. Buscan seguridad y quieren amar y ser amadas. Buscan identidad en algo o en alguien. Andan, caminan y corren por los senderos de la vida, se detienen a coger en el camino flores para que estas den fragancia y aroma a su vivir. Para que embellezcan y adornen su caminar. ¿Qué es lo que te mueve? , ¿Qué es lo que da sentido a tu vida?... ¿Tienes propósito? ¿Sabrías decirme cuál es? ¿Cuántas flores tienes hoy? ¿Ya se te han marchitado? ¿Cuánto te han durado?  No hace falta que mires así. Flores. Más. Más. Y más.

Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino Flores


 Y sé que estás buscando o empezarás hacerlo en cualquier momento. ¿Cuándo?
 Cuando tus ojos se despierten de su ensueño, cuando tu alma te pida agua y tu corazón amor, amor del verdadero.

3 comentarios:

carmeloti dijo...

Uy que entrada más vertiginosa...
Lo que sentimos, lo que amamos,la búsqueda de esa seguridad en algo o en alguien y las flores del camino.
He caminado mucho y aún parece que ni he empezado, esa flores que se convirtieron en espinas, ahora vuelven a ser flores, pero sin fragancias, han vuelto a ser bellas pero en la distancia, perdonadas y perdonarme en otros de los trayectos ha sido mi propósito.
Me encanta ver la vida como un camino, lleno de mil flores, cada una de ellas de un color y una fragancia, eliges bien la metáfora, porque el olfato es el único de los cinco sentidos que tiene recuerdo.
Lee un poema que se llama Itaca y entederas mucho de lo que intento decirte, mi palabra no es tan certera como la de kavaffis, pero este lugar que es la VIDA y en este viaje que sin duda es mi propósito, el amor es mejor combustible y la ilusión mi mayor brújula, como cuaderno de bitácora mis sueños.

"No hay vida sin amor, ni amor que no merezca la pena vivir"

Oski dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oski dijo...

Madrid y las grandes ciudades en general, son cementerios de cristal y cemento, sueños, vidas, amores que se desvanecen...

A veces se siente en el aire. A veces no encuentras jardines donde hallar paz. A veces caminas mirando al suelo y Madrid no te abraza pero en el fondo tampoco estamos abrazando a Madrid.

¿Nunca te has fijado que a veces crecen florecillas entre las baldosas? La vida surge en el rincón más inesperado, es extraño pero a veces deberíamos ser como esas flores que crecen entre las baldosas, salir adelante pese a la atmósfera enrarecida. Avanzar pese a todo...