26/12/11

Me enamoró.

-I don´t speak Spanish- me dijo mirándome con sus ojos de aguamarina.
Qué problema pensé.  
-Yo no hablar inglés- dije usando una terminología sencilla, en indio apache como diría mi madre.
No ocurrió nada. Me observaba tras sus largas pestañas. Comencé a sentirme estúpido. Rebusque en mis bolsillos para hacerme el interesante, encontré el móvil. Las 14:30. Tenía hambre.
Ella seguía cada movimiento que hacía. Murmuro algo que no entendí. La mire y sonrío. Tenía una sonrisa bonita. Estaba sorprendido, y me extrañaba tanta casualidad. Ella. Yo. ¿Habría un nosotros?
-Bueno…mmmm. ¿Quieres venir conmigo y te enseño Madird?-pregunte esperanzado.
-Yes-contestó sonriente.
De repente me sentí feliz. Aunque no sepa hablar inglés sé que "yes" es "sí", lo típico que te enseñan en el colegio. 
La verdad es que no suelo tener suerte con las mujeres. Siempre que he pedido salir alguna chica me ha contestado con negativas. “Ahora estoy muy ocupada con los estudios, no tengo tiempo para chicos” el no más amable que he recibido. Otras, sin embargo no son tan benévolas: “no me gustas, eres ¿cómo decirlo?, horrible” esa era una bruja. Mejor no hablar de ella. “Estoy interesado en otro, lo siento” y así.
Decepción tras decepción. Supongo que no ha llegado la adecuada, tengo 22 años y soy un chico normalito, alto, de ojos negros, pelo rizado y oscuro, de inteligencia media-alta y conversación entretenida.
 El caso es que me ha dicho que sí. La razón de su aceptación la desconozco y si soy sincero, me importa, lo que es nada.
-¿Cómo te llamas?- su nombre, necesito saberlo.
-Yes- contesto divertida.
-Vaya hombre, no me entiendes…tu nombre, ¿cuál es?- volví a preguntar esta vez más despacio y gesticulando de forma exagerada.
-Yes, yes- y me cogió del brazo y caminamos a un Burger King. Nada más llegar se fue al servicio y me dejó solo, esperando. Cuando pensé que se había escapado por la ventana del baño, apareció con su melena rubia peinada, y con sus labios pintados de color rosa. Me agarro de la mano y me llevo a una mesa y me indico que me sentara. Se fue de nuevo y cuando volvió, trajo una bandeja llena de hamburguesas y dos Coca-Colas extra grandes.
Y sin más preámbulos, empezamos a engullir, como seres primitivos. Nos manchamos de kétchup y de mahonesa. La mitad de las hamburguesas, se nos caía al plato nos mirábamos y empezábamos a reír, como niños. Nunca me había sentido así de cómodo, era yo mismo. Esa chica era tan natural, me transmitía alegría, sencillez…y más cosas. Sin entender cómo y cuándo sucedió: me enamoró.  

                                                             
                                                                
(Memorias de un Enamorado
 *el verano en que te conocí)

17 comentarios:

Chloe. dijo...

Me ha encantado! De verdad, esta genial ^^

Muchísimos besitos desde http://memoriasdechloe.blogspot.com

Emmi dijo...

Muchas gracias por pasar y seguirme, tu blog es hermoso y esta entrada me encanto, te espero en el mio.

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Pues aprovéchalo! :)

ana! dijo...

me gusta mucho! escrives muy bien! quiero saber como continua la hiustroa entre dos personas que no se entienden al hablar! es original!
un besoo! ya te sigo!

Tonetxo dijo...

Tan sencillo como bonito. Me gusta cuando la dulzura y la simplicidad se adueñan de las cosas y todo brota con una empatía y una normalidad abrumadoras. Un gusto.
Beso!

Miranda =) dijo...

Tierno y hermoso, me encanto!
un gusto pasarme por tu blog =)
Besos

Mica dijo...

maravilloso, dicen que el idioma del amor lo halan todos los enamorados...
Muchas gracias por comentar mi entrada. Espero que no dejes de pasar por mi blog. Un beso.

Florencia dijo...

que lindo lo que escribissste , me gusto mucho (:
Un besoote(:!
felicidadddddddddes!

Juan Ojeda dijo...

Dulce historia, las almas tienen un lenguaje que sin lugar a dudas no nació en la torre de Babel.

Un abrazo.

Daifukumochi dijo...

Precioso

Juan Pardo dijo...

Expresas muy bien la imprevisibilidad del amor , la sinrazón de toda emoción , y el despertar del semntimiento.Gracias por tus palabras.Un placer leerte.T deseo lo mejor para el próximo Año Nuevo 2012.Un fuerte abrazo.

Miguel Ángel Pozo Plumed dijo...

Feliz año nuevo para ti también guapa! Por cierto, buenísima entrada! enhorabuena!

Un beso!

TORO SALVAJE dijo...

Tan complicado que parece y tan sencillo que es.

Saludos.

Mary dijo...

Me recuerda cuando vino un inglés de intercambio a casa de mi mejor amiga y no nos entendíamos con él. Un día nos quedamos solos y no se como acabé besándole...(esto es una confidencia, nadie lo sabe. Sólo él y yo)

Mi primer paso por tu blog, aunque no el último ;)

Un beso.

Eva dijo...

¡Es muy simpático! Simple y encantador. Además es bastante fiel a la realidad(me ha hecho sonreír que el pobre chico estuviera ahí esperando mientras la chica estaba en el baño... y que luego apareciera toda arregladita, es típico de las mujeres, ¡qué haríamos sin un aseo y un espejo!). También es muy ameno, y tiene un punto divertido... ¿habrá continuación?

Maji dijo...

lindo! me gusto

Oski dijo...

Cuando con una persona puedes ser tu mismo, cuando la risa llega como si fueras un niño, sabes, a ciencia cierta, que estás ante ESA persona. Da igual el idioma que hable o de donde venga. El amor no entiende de idiomas ni de razas.

Me gustó mucho esta historia.