26/3/11

1946


Y supo desde ese mismo momento, que lo haría. Ya no había vuelta atrás. Tenía que afrontar su decisión y asumir las consecuencias de sus actos. Empezó a tocar con suavidad las teclas del piano.
Se acercó a la ventana y  posó su mano en el cristal dejando su huella reflejada en él. Ella quería bailar. Siempre lo había querido desde que tenía seis añitos, su sueño había sido ese. Un sueño que con los años se había vuelto más fuerte, arraigando en su corazón. Pero por diversas circunstancias a lo largo de su vida…ese sueño no se había hecho realidad. Era un objetivo que se escondía entre tantos otros. Había perdido su aroma y su color.
Volvió a deslizar su mano, por las teclas del piano y esta vez, sonó una tenue melodía. Sintió como su corazón palpitaba con fuerza. Sus manos, aún recordaban las notas de aquella canción. La compuso, con su querido amigo Dave…bailaban…y ese tema les acompañaba en sus pasos.
Zapatos de tacón, falda vaporosa y sonrisas, ella. Camisa blanca, pantalones oscuros, zapatos livianos, mirada profunda y penetrante, él.

Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino Guerra Mundial amor

La concentración, la armonía y el ritmo, recorrían su ser. Sus cuerpos y sus rostros se adecuaban para que el mensaje que querían transmitir llegase  al público. No era un baile vacio y sin sentido. Tenía significado y una intención. Transmitían, expresaban y hablaban con sus cuerpos, cuerpos entrenados y musculosos, flexibles y coordinados.
Fin. No hubo más. Aquella época se había ido para no volver. Quizás retornase  en sueños, donde todo ocurre, donde todo es posible.
Dave, tuvo que irse de la Alemania nazi, antes de que le apresaran. El padre de Judith un importante dirigente nazi le había conseguido los papeles necesarios para que pudiera huir de aquel país transformado en odio y crueldad. Lo hizo por amor a su hija, era consciente de que entre ellos dos, había más que una amistad. Amor.
Y ahora que la guerra había terminado, iría a buscarle.  

22/3/11

No te detengas - Walt Whitman.

Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino sueños
No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

Walt Whitman

21/3/11

querido diario:


Querido diario:

Tengo la costumbre de asomarme por la ventana y observar a las personas pasar. Es una afición que tengo desde que era pequeña. Me imagino historias…cuentos y  relatos. Las personas son diferentes, distintas y peculiares, y para todas ellas tengo su historia.
¿A cuántas personas las abran roto el corazón? ¿A cuántas personas se les fue su ilusión en primavera? ¿A cuántas personas  las despidieron  del trabajo? ¿A cuántas personas se les ha muerto un familiar? ¿A cuántas personas no se les queda más que unos meses de vida?... Lo más probable es que nunca lo sepa. Y no sé porque estoy llorando. Las lágrimas son mis amigas…siempre lo han sido.
Hay personas que caminan deprisa…¿Llegarán tarde al trabajo, al colegio o a la universidad? Si son  cómo yo, seguro que sí. Sonrío. Siempre llego tarde a todos los sitios.  
Lucas, es una de esas personas a las que suelo mirar desde mi ventana. Hoy…caminaba despacio, tambaleándose. No puede evitar que una sonrisa se coloreara en mi rostro. Tenía su ropa manchada de barro y a su vez, tenía adherida a su cabeza pequeños hierbajos con las raíces colgando de una manera un tanto extraña.  Su aspecto era muy cómico y divertido…y me pregunté;“¿qué habría estado haciendo?”
Es curioso, los viejecitos suelen andar despacio, compungidos, con su rostro arrugado y pensativo. Algunos caminan ayudados con un bastón, mientras que otros los más valientes son capaces de andar, ellos solos, sin ayuda de agentes extraños. Me conmueven.   
Las mamás…son únicas. Rodeadas por sus hijos caminan rumbo algún parque y en él pasan las horas. Sus niños, ríen y gastan bromas y otros lloran…porque quizás sus mamás no les consientan su capricho.
Las parejas, caminan con sus manos entrelazadas. Se regalan besitos y caricias escondidas. Viven en un sueño dulce, repleto de nueves de algodón de azúcar y  piruletas con forma de corazón.
¿Qué será de todas estas personas?... ¿A dónde irán? ¿Cuáles son sus objetivos y metas? ¿Son solo fantasmas con rostro borroso prisioneros por un pasado que no deja de  perseguirles?  ¿o quizás es  el  presente que les ahoga con sus manos frias?...Ellos viven, viven atrapados en el tiempo con la nada acechándoles en cada esquina.

19/3/11

Y es amor

Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino amor parejas

Ella te sentía cada vez más cerca. Más cerca. Su corazón latía junto al tuyo. Y miradas que solo hablaban de amor. Tus ojos negros no dejaban de mirarla como si pudieras atravesarla con sólo una mirada. Y la lanzaste a un mar de sensaciones.
-Te quiero- dijeron sus labios.
Se acercó un poquito más, y sientió como tu aliento acarició su piel. Y en un arrebato apasionado tus manos, la agarrarron con fuerza, la abrazaste como si tuvieras miedo de perderla.
 -¡No me sueltes! Te quiero- murmuró entre tus brazos.
Sus manos se enrredaron entre tus cabellos…y se sumergió en tu profundo beso.
-Te quiero- te dijó una vez más.
Y se quedaron abrazados, en silencio, sintiendo como su corazón latía al unísono.  
                                       
-Te quiero…más que nunca- te susurró al oído.

17/3/11

Efímera ilusión

Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino amor roto corazón

Y nos decimos adiós. Tú me estás mirando. Cierro los ojos, no quiero verte. Me estás haciendo mucho daño. Murmuras mi nombre. No te oigo. Estoy demasiado lejos para oírte. Vuelves a murmurar mi nombre y está vez abro los ojos y te miro pero no te veo. Las lágrimas ciegan mi mirada…Intentas acariciarme, y yo me aparto de ti.
¿Porqué tu amor tuvo un fin?,  ¿Por qué se terminó?... ¿Me decías que me ambas? ¡Me lo decías!. Sollozo. Siento que ya no puedo resistir más tu presencia. Quiero irme. Pero tú me lo impides. Me coges la cara con las manos y me obligas a mirarte. Intentas explicarme algo, que no puedo entender. Y cansado y rendido, finalmente me dejas ir…
Miro atrás y te veo con las manos en los bolsillos. Estás llorando.

Y ahora después de tanto tiempo, me pregunté, ¿qué si lo que yo sentí por tí fue amor o una efímera ilusión?



El amor verdadero no se acaba porque no tiene un fin.