29/6/11

Esperanza

Susurros del tiempo
Esperanza se detuvo en seco, para comprobar al cabo de un instante el despertar de la luna abrazada entre las estrellas.
El eco de sus pensamientos le devolvía el sueño que creyó olvidado.
Soñamos, deseamos y anhelamos intentando alcanzar lo imposible-   reflexionaba mientras se fumaba un cigarrillo.
Queremos creer que lo irreal e ilusorio se volverá realidad con el pasar de los días. Magia y poder.
Los sueños están repletos de fuego,  tempestad y fe, porque están forjados en el interior de los corazones.
 ¿Qué les mueve? ¿Qué les da vida? ¿Cuáles son sus motivaciones?-se preguntó mientras le daba una calada, saboreando su esencia. 
A los sueños los mueve el corazón de la persona. Dentro de los corazones, en las profundidades de sus más recónditos océanos tiene lugar el nacimiento de un sueño. Es allí donde florece, marchita y en ocasiones muere. Acaricias sueños-expulsó el aire por sus fosas nasales cerrando los ojos y sintió placer.
Las ilusiones las alimenta el desear con fervor la realidad y el futuro de ese anhelo. Sin embargo es muy difícil determinar cuáles son sus motivaciones pues son infinitas e imposibles de abarcar en su plenitud. Imaginación.
Volvió a retomar su camino, y esta vez al levantar la mirada a las estrellas, escuchó en su interior una voz llena de colores que le decía...
–No desesperes, no te rindas, que vuestro "futuro no sea un sueño”- el aroma que había dejado en aquel lugar la envolvió por unos segundos y se convirtió en un hermoso recuerdo. Aplastó con su bota el cigarrillo, fortaleciéndose aquel sueño.

Caminó unos pasos, para después volver sobre ellos llena de coraje y decisión. Llamó a la puerta. 


Soy yo- dijo con el corazón en los labios. Y la puerta se abrió lentamente.

11/6/11

Crisis de junio

Tienen 17 años para 18. Se enfrentan quizás a una de las más importantes decisiones de su vida. Una elección que les marcará para el resto de su existencia, de su vivir. ¿Qué estudiar? ¿Qué carrera elegir? ¿Qué hacer?
Mil preguntas les acechan, e irrumpen su mente aprisionándolos en un tunel que amenaza con no tener final. Empiezan a cuestionarse primeramente quienes son,  para luego adentrase en reflexiones sobre su futuro: qué quieren ser, a dónde quieren llegar. Realizan listas con sus intereses y sus gustos, intentando ver la luz en la oscuridad de una elección que se torna adversa. Es demasiado pronto para saber y descubrir en las profundidades de su alma un propósito para su vida. Siempre acompañados y ayudados por sus familiares y amigos, no  se sienten muchos de ellos, preparados para dar este paso. Son conscientes de que un fallo, les puede abrir la puerta a una gran desesperación. Equivocarse… ¿quién no tiene miedo al error y a sus consecuencias? Todo el mundo sabe que estudiar una carrera que no  resulta apetecible, se vuelve una tortura incapaz de soportar.
Sin embargo, siempre hay una salida aunque parezca que no la hay. Reconocer que es posible tomar una decisión desacertada. (¿Te equivocaste? Bueno ¿y qué?)  Cambia de elección  y busca fortuna en otro lugar.