22/1/12

Irina se llamaba...

Irina se llamaba.
Despierta. Y transparente  era el color de su amistad. Era ese fuego en su mirada y su valor lo que me hizo acercarme a ella.
Hay tantas cosas que  aún recuerdo sé que… la encantaba el café con leche, los libros llenos de misterios, aventuras y romance, le gustaba contemplar el brillo de las estrellas en las noches de verano, el aroma a jazmín  y el sabor a chocolate.  En las tardes de domingo solía tocarnos el piano. Y una de sus mayores adicciones era leer hasta bien entrada la madrugada.
Era bromista y espontánea. Divertida y tímida. Cuando íbamos al colegio solía llevar galletas de chocolate hechas por su tía la pastelera. Las compartía con nosotras  mientras sentadas hablamos de Jaime , el chico más guapo del colegio.
Todas la decíamos que Jaime estaba loco por ella,  que no dejaba de mirarla embobado en las clases  y que la observaba sin que ella se diera cuenta. Pero  Irina no lo creía.  Hasta que ocurrió lo que todas estábamos esperando. El suceso que marcó su vida... para siempre.
Ese día fue cuando recibió su primera carta de amor. Todavía  recuerdo el brillo en su mirada y sus mejillas arreboladas. No dejaba de sonreírnos y hablaba tan rápido que no entendíamos nada de lo que nos decía.
Pura decisión y espera. Jaime e Irina. Irina y Jaime. Tan jóvenes y especiales los dos.  Jaime era un poeta e Irina una artista llena de creatividad.  Me acuerdo de verlos tumbados a  los dos en la hierba en el Retiro jugando a imaginar. Otras veces se les veía manchados de pintura o con los dedos llenos de tinta negra. Sus “Cuadernos del Arte” como ellos los llamaban, estaban repletos de acuarelas, poesías y  fragmentos de historias incompletas. Los viernes salían con su guitarra al parque y tocaban  sus melodías, envolviéndonos con sus notas musicales.  Les aplaudíamos. Eran hechizantes. 

(El Cuaderno del Arte de Irina, Primavera)

Apasionados de la poesía y la música, vivieron su amistad  y su amor al completo.
Eran amigos y amantes. Pero  la distancia hizo que su pasión fuese menguando con el tiempo. Irina se marcho a Alicante mientras que Jaime se quedó en Madrid. Promesas de amor, ilusiones, sueños y miradas llenas de sonrisas. Sus corazones creían que su amor era más fuerte que la distancia.  Eran jóvenes con un espíritu lleno de fuerza.Y fueron cartas,  mails, llamadas telefónicas, y mensajes de texto. Facebook, Twitter y Tuenti . Se leían en sus blogs y constantemente mantuvieron la llama de ese amor que nació cuando apenas tenían 16 años.  
Yo Alicia, su mejor amiga, he vivido con ella sus sonrisas, sus lagrimas, sus sueños e ilusiones, sus historias, sus caídas y sus secretos. Y ahora a los 25 años puedo decir que tiene un destino marcado en el infinito junto a las estrellas del cielo.  
Irina se llamaba.                                                                                                                      

15 comentarios:

Julieta dijo...

Es preciosa esta historia, no hay nada como eso. Me gusta! :) Seguí escribiendo así de bien. Besitos y gracias por pasar :)

Belén. dijo...

Hermoso blog,
Gracias por pasar por el mio ♥
Me pone muy contenta que hayas comentado (:
Besos linda. ♥

TORO SALVAJE dijo...

Ha valido la pena venir a leerte.
Me ha gustado mucho.
Prosa ágil que engancha y no suelta.

Saludos.

Suh ♥ dijo...

Que bello escritooo.. tienes una manera de escribir muy parecida a la de louisa may alcott :) linda fue un enorme placer leerte.. por cierto el cuaderno de arte es bello :3

Miranda =) dijo...

Hermoso. Hermoso. Hermoso.
Simplemente me encantó. Hermoso, jaja =)
Me gustan mucho tus entradas.
Besos =)

Chloe. dijo...

Es precioso lo que has escritoooo! Me encanta :D
Muchos besitos desde:
http://memoriasdechloe.blogspot.com

VANESSA dijo...

Qué linda historia! Estaban hechos el uno para el otro, un amor perfecto, pero como la perfección parece q no existe, se puso la distancia en medio para estropearlo todo.
Besoss

Cristina dijo...

Una historia bellísima!
Te dejo un fuerte abrazo, siempre es grato pasar a visitarte.

Tonetxo dijo...

Me encanta leer tanta frescura y sencilla belleza. ¿Sabes que en vez de ponerme la tele a ver estupideces ya hace tiempo que me dedico a buscar cosas como lo que tú escribes? Al menos así me acuesto con una sonrisa en los labios y un gramo de vitalidad.
Hermosa historia la tuya que además me ha dado una idea, en el futuro, si alguna vez encuentro a alguien con quien compartir la vida, me gustaría hacer un libro como los de tus artistas enamorados. Tiene que ser muy chulo compartir colores...
Besazo!

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

una historia preciosa y perfecta pero a la vez con un halo de tristeza...
Gran entrada :)

Saudades8 dijo...

Me alegro de haber pasado por este rincón, la historia de esas dos almas me ha conmovido, me trae muchos recuerdos del pasado, muchas distancias que apagan el calor de una mirada.

Un abrazo,

Tropiezos y trapecios dijo...

Todas las personas brillantes tienen un destino al lado de las estrellas...las que se han apagado, en cambio, se quedan en la tierra ;)Indestructible unión la poesía y la pintura...tan fuerte como la AMISTAD en mayúsculas que expresas y que despierta en mi una ternura que apenas puedo controlar. Preciosa historia, preciosos personajes...preciosa tú. Un beso inmenso!!! Siempre salgo de aquí con un perfume exquisito en el alma :) Gracias.
Favole

carmeloti dijo...

Pues así es el amor, llega explota y nos hace creer y crear...
No hay nada que impida ese motor de arranque, y posiblemente de las rupturas se nutre el arte y de los romances la belleza. Tanto uno como otro es necesario para que el AMOR, jamás muera, se reinvente y se disfrace, es magnifico la posibilidad de volver enamorarse y ver las estrellas en distintos ojos...

iRe - ADN Friki dijo...

Preciosa entrada, y precioso blog, un placer pasar por aquí :)

Oski dijo...

El arte siempre debería juntarse con el arte. Cuando un pincel, un verso, una nota, o un libro se juntan solo puede salir magia...

Ojalá la magia nunca se agotase. Ojalá manase del suelo, la respirásemos a cada momento. La vida siempre acaba destrozando la magia y llevándose a los artistas lejos. El arte nace de la creación pero a veces también de la destrucción...

Yo creo que todo artista es eterno y se gana su pequeño trozo de cielo. Es la única forma de perdurar al paso del tiempo y de vencer las distancias.

Una vez más me gustó mucho la historia. Ha sido emotiva y evocadora.

Besos.