3/2/12

Les dijeron.

Susurros del tiempo
Ya no se lleva el ser príncipe o princesa de un cuento de hadas. Hace tiempo que esos términos están desfasados.  Ahora lo que se lleva es ser el dueño o la dueña de tu propio destino.  Los finales felices no existen. Lo que realmente existe es el conformismo que nace ante una situación que es imposible de cambiar. Aceptación que esconde una derrota.

Los adultos, son niños que juegan a ser mayores. En su afán de querer aparentar una madurez que roza el absurdo, se disfrazan con trajes de tweed y miradas oscuras y frías.

Sus ademanes se convierten en pausados y reflexivos, todo ello al son de un baile de máscaras.  Y como moscas que chocan una y otra vez con el mismo cristal, sufren afligidos la concatenación de hechos y  sucesos que torturan su alma. Cometen los mismos errores. Tropiezan, caen y muchos de ellos no se levantan. Pues perdieron sus fuerzas así como su ánimo y su motivación. Abusan de antidepresivos, y esconden la miseria de sus vidas a los ojos de los demás queriendo aparentar felicidad.

Se preguntan que les ha llevado a esa situación. Ellos  jamás  imaginaron tal desdicha. Tantos interrogantes que rozan la histeria. Caminos llenos de espinos y amargas rosas. Se percatan lucidamente que esos sueños de juventud  han encarcelado sus almas, sus sonrisas y su fe.  Nada es como ellos imaginaron en esas noches estrelladas.

Les dicen que desarrollen sus capacidades intelectuales por medio del estudio, que aprovechen sus dones y talentos y los pongan al servicio del sistema y de este modo serán más felices y prosperos. ¿Dónde está la felicidad y la prosperidad que les prometieron? Pasan los años y se encuentran con que tienen todo lo que desearon años atrás pero aún siguen siendo tan miserables como antes.
                                                 Vacío. 

13 comentarios:

Cristina dijo...

Que verdad! Y por más que obtengas y tengas, hay vacíos que no se llenan nunca.
Te dejo un abrazo enorme y que tengas un bonito fin de semana.

Ainnoa♥ dijo...

Que verdad!!!!!! si esque los vacios que no se llenan...de esos hay muchos...
gracias por tu visita, te sigo!

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Qué gran razón tienes...!!! esos vacíos donde impera en silencio... que realmente es el sonido más profundo!! ;)
Besazos!

Imaginativa dijo...

Cuánta razón tienes! Vacíos que en este mundo parece no interesar llenar.

Un saludo ^^

romi dijo...

Que razón tiene, hay tantos vacíos que una trata de llenar, pero lamentablemente es la vida y nos tiene que sucuder.

Cariños

AnnGy Henríquez dijo...

Los vacíos siempre estarán si no eres realmente bueno para entenderlo siempre estarás, trataran de llenarlos con cosas materiales pero eso solo se llenan con cariño propio (:
es algo complicado pero suele pasar, un abrazo que nos comentamos!

La Chica Que Recicla Corazones dijo...

A veces los vacios no son tan malos como todos pensais.. Pero es cierto que si te quedas estancados en ellos no verás ese "porvenir".. Porque la felicidad y la prosperidad esa tu la creas.. & nadie más (:

Tropiezos y trapecios dijo...

Adaptarse socialmente es la gran hipocresía moderna. No hay nada como tratar de aparentar control y felicidad sabiendo de sobra que no los tienes...

Un saludo

Ehse

Ŧirєηzє dijo...

Ciertamente real este texto...
El vacio nos inunda por momentos...
espero que algun dia comencemos a completar los espacios...

un abrazo

Suh ♥ dijo...

Es un complemento de frases exquisitas :) me encanto lo de los adultos que juegan a ser niños jaja cariñoo fue un enorme placer leerte un fuerte abrazooo

Juliette Miroux dijo...

Muy triste pero es la realidad, en este mundo lo menos frecuente es ser feliz, atreverse a vivir la vida, aceptar lo bueno y lo malo y luchar por los sueños. Sin embargo, no todo está perdido, aun existen personas que aún entienden lo esencial de la vida y luchan por ser felices. Hermosa entrada nena, me encantó tu blog, te sigo :)

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos dejas. Siempre un placer.

Saludos y un abrazo.

Oski dijo...

Aparta por un segundo todo lo que merece la pena de la vida: un gran amigo, un gran amor, una gran persona, un recuerdo, un olor...

¿Para cuántas de esas cosas que de verdad valen y merecen la pena hace falta el dinero?

Desde pequeñitos nos abocan a ganar mucho dinero, a tener los mejores estudios (siempre con la idea de ganar mucho dinero), a ser los mejores en todo...pero ¿cuántas veces nos intentan llevar hacia la felicidad? ¿y hacia la auto-realización?

El capitalismo es una farsa y está acabado y si no al tiempo...