27/5/12

Y supo que es mejor...


Salió de su casa corriendo, descalza, con el pelo alborotado agitándose como si fuera un junco anclado a la orilla del río. El aire sabía a menta y pequeñas lucecitas se entremezclaban en la lejanía del atardecer.
Se tumbó en la arena de la playa y dejó que el suave murmullo de las olas adormeciera sus pensamientos. El mar relajaba su alma, y la transmitía descanso. Necesitaba meditar y encontrar un camino entre tanta oscuridad.
Empezó a pensar, en aquellos ojos intensos, y en su sonrisa agujerada por aquellas palabras hirientes. La tranquilizó pensar que la perfección no existe, que las personas cometemos errores, dañamos con nuestras palabras, y con nuestras acciones, por ello se hace tan necesario crear un espacio, (un ambiente) donde poder equivocarnos, rectificar y madurar. 
Visualizó su mirada herida, su tristeza profunda y esa lágrima que asomaba tímida queriendo caer. Reflexionando llegó a la conclusión de que en toda relación se producen enfrentamientos, son fruto de la comunión entre dos personas. Si en un pensar hipotético no se produjeran conflictos, sería porque uno de los dos ha aplastado psicológicamente  a su pareja, y  no se siente con la libertad de opinar perdiendo su propia identidad, al ceder siempre paso al otro. Los conflictos si se resuelven de la forma adecuada pueden enriquecer la relación, y construir una mayor unidad. 
Se sentó en la arena y dibujó con su dedo índice, dos corazones naciendo el uno del otro, unidos como si fueran uno. Y al mirarlos entendió con claridad que la solución siempre había estado ahí. Sólo necesitaba un tiempo de maduración, para poder entenderla y aferrarla con todo su ser.
De este modo Elena se encontró con el deseo de querer seguir adelante, de continuar a pesar de los problemas y de las situaciones conflictivas.  Y supo que es mejor comerse el orgullo herido, y valorar más el nosotros que el yo.


Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino amor conflictos orgullo


10 comentarios:

MeriiXún dijo...

Me ha encantado el texto *-* besitos!

Oski dijo...

Solo las grandes personas son capaces de darse cuenta de estas cosas :-) Sacar algo positivo de una situación mala es complicado, pero no imposible. Dicen que el amor lo puede todo...

Yo siempre pensé que el orgullo ha de usarse en una medida justa que no desequilibre la balanza. Ni se puede perder ni se puede abusar de él. Muchas relaciones se quiebran por exceso de orgullo y otras muchas por falta de él. Equilibrio, todo en la vida es equilibrio (que diría el Sr. Miyagui)

Y en otro orden de cosas es genial ver que has vuelto a escribir :-) veo que los exámenes te dejan un pequeño respiro.

Un abrazo grande.

Oski

Orne dijo...

Hola! que bonito escribes, este es un relato genial :) me gusto la foto ;) un besote

! ✿ S T A Y I N M Y A R M S I F Y O U D A R E dijo...

Waaaaw, qué profundo!
Pero hermoso, me encantó!!

Karu dijo...

Nunca sabremos con certeza que es lo mejor y que no, pero esta bueno poder DISFRUTAR CADA MOMENTO COMO UNICO Y IRREPETIBLE, porq asi es.
Te mando un beso grande

shantal dijo...

Un relato que te engancha Esteer,siempre es bueno aprender de los errores y es de sabio restificar,me quedare por tu bonito blog con tu permiso,un abrazo

Ioana-Carmen dijo...

Love it darling!! maybe we can follow each others blog?! XoXo

FashionSpot.ro

Cristina dijo...

Hola Esteer! Que díficil la relación de dos... pero como es de dos indudablemente es "nosotros".
Maravilloso texto, muy reflexivo por cierto, todos pasamos por situaciones de conflicto en nuestras parejas.
Te dejo un fuerte abrazo, bonito jueves!

Anaid Sobel dijo...

"y valorar más el nosotros que el yo"

Fascinante.
De verdad de la buena.
Me encanta !


Te sigo desde ya, gracias por pasarte por mi pequeño Palacio de Plata
:3

Anna Soler dijo...

Hola soy anna del blog romance
Muchas gracias por tu visita, tienes un blog genial y me quedo por aquí, espero verte a menudo por mi casita.
Escribes muy bien.
Besos y te sigo