9/11/12

Tenía guardado en un libro todas las historias que había compuesto con su teclado...


Sus melodías no tienen principio, no tienen final simplemente existen en su sonrisa, en sus pupilas negras como la noche, en sus suaves arrugas y en sus largos y afilados dedos.

Cada mañana bajaba las escaleras del metro de Plaza Elíptica, se sentaba en su silla plegable y empezaba a tocar sus historias en un viejo teclado. Sus dedos corrían por las teclas, conjugando cada nota en una suave y profunda melodía. Sus ojos negros observaban el devenir de las personas, y en contadas ocasiones sus labios se permitían dibujar una sonrisa, dejando entrever sus dientes. Sus manos traducían a música lo que su imaginación iba elaborando. Y de este modo escapaba del tedioso frenesí del tiempo y ganaba unas monedas.

Tenía guardado en un libro todas las historias que había compuesto con su teclado. Tenía historias que narraban la magia de un primer beso, los secretos que esconden los colores del arcoíris. Tenía historias que hablaban de sueños hechos realidad, de mundos encantados, dónde los árboles y los animales hablan, de hadas con purpurina en las alas, de gnomos que viven en setas rojas y de duendes irlandeses, escurridizos y de piel verdosa. Tenía historias que contaban las aventuras de los piratas del sur y otras las de los niños montados en hombros de gigantes. Sus historias favoritas eran aquellas que hablaban de su vida, de sus sueños de cuando era niño, de París, y de su primer y único amor. Eran luces errantes, sombras del pasado. En los días de lluvia tocaba historias que reflejaban las injusticias que intenta esconder el mundo, sus dedos presionaban las teclas con fuerza, arrancando las lágrimas a las notas que componían la historia.  

Le gustaba tocar para ellos, para jóvenes estudiantes extenuados por la necesidad de construir proyectos a partir de la nada, preguntándose si realmente habrá un futuro en el mañana, para trabajadores debatiéndose entre pensamientos encontrados, quizás preocupados por su empleo, quizás por sus hijos y el mundo en el que les ha tocado vivir, agitados por esa crisis que les envuelve en sentimientos y emociones pesimistas,  para guardias de seguridad apoyados en las paredes, aburridos de su trabajo, somnolientos y con ganas de volver a la cama, para niños llenos de vida e ilusión, de sueños dulces y ositos de gominola.

Después de cada concierto en la estación, las lágrimas se enredaban en sus ojos y se derretían en sus mejillasEran lágrimas sabor melancolía.


Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino sueños música esperanza

12 comentarios:

Kenya G.A dijo...

pude sentir el dolor con lo que escribiste tu entrada, me gusto mucho.

Christian Sipion dijo...

La musica expresa el sonido de tu alma...

Anaid Sobel dijo...

Sin música la vida sería un error

Cristina dijo...

Tus letras llegan al corazón mi querida Esteer, una hermoso relato.
Te dejo un fuerte abrazo.

siksika dijo...

Aplausos.....aplausos...preciosa tu entrada Esteer!! Me encantó regresar y leer algo tan hermoso.Un abrazo inmenso!!

El ángel de Gaia dijo...

Querida Esteer debo de decir que tu estilo es impecable en lo que se refiere a prácticamente todo. No tengo mas que halagos para tu estilo de escritura que puede causar tantas emociones como supuestamente yo lo hago en su momento. Eres una excelente escritora con una sensibilidad muy especial que podría llegar muy lejos en el mundo de la novela y el relato corto. deberías explotarlo como una mina de diamantes porque toda la riqueza cuesta sacarla pero los beneficios son realmente altos.

Atte: un caballero que escribe a la Musa..

Rakel dijo...

la musica es mi inspiracion!!

Tamara dijo...

Buenas tardes, pasaba por aquí a dejarte mi más sincero agradecimiento por todo lo que compartes con nosotros.

Y decirte que ya puedes descargar, mi segundo libro de ISEMAY, un libro que fue realizado con mucho cariño, y que quería compartir con todos vosotros en descarga gratuita. El primero también esta colgado en la pestaña libros. La cultura debe estar al alcance de todos y los libros también.

http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2012/11/isemay-descarga-gratuita.html

Venía también a decirte que he participado en un concurso de banners navideños, y que para seguir compartiendo con vosotros día a día, me gustaría saber tu opinión sobre el banner, y por supuesto que votes. Es muy sencillo.

http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2012/11/concurso-banner-de-navidad-2012.html

Muchas gracias de nuevo, por lo que nos das cada día, aunque no pueda entrar siempre que quiera, o dejar comentarios siempre que lo requiere la ocasión. Me encanta lo que nos cuentas y la manera de hacerlo.

Un besazo.

K. Wasikowska dijo...

La melancolía puede tener un regusto amargo, pero también dulce.
No lo olvides. :)

¡Un beso!

Nerea Riveiro dijo...

Pues sácalas todas a la luz. Merece la pena.
¡Un beso! :)

R dijo...

¡Hola! Aunque tenemos muy poco en el mundo del blog, te hacemos una cordial invitación de visitar este blog, que se centra más en lo literario, aunque también hay frases, imágenes y poco a poco iremos aumentando ahí detallitos que esperaremos sean de tu agrado.
Nos encantaría que formaras parte de los suscriptores; este blog promete responder de la misma forma, suscripción, por suscripción.
De antemano muchas gracias por leer este mensaje y esperamos con ansias de tu participación.
Y no hay mejor paga que tu visita y mejor recompensa, la mejor; que decidas estar informado de este espacio, en cuanto a sus actualizaciones, con sólo suscribirte.
¡Muchas gracias!
Att. RBC in the Wonderland Designs.
http://rbcbook.blogspot.mx

Tamara dijo...

Hola, sabemos que te decidiste a participar en nuestro reto de halloween, ahora proponemos un reto navideño, ¿te apuntas?

http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/11/una-navidad-en-compania.html

Un besazo.