13/2/13

sueños supervivientes


19 de abril de 1920

Su hermana siempre había sido la guapa, y ella la lista. Siempre había sido así. Todo el mundo lo sabía, no era ningún secreto. A Rebeca, le gustaba hablar de política, de ciencia, de historia, de derecho. A su hermana en cambio, esos temas le daban dolor de cabeza, e incluso la aburrían. Decía que eran temas de conversación para hombres. Ninguna mujer que se considerase una dama debía hablar de ello. Esos temas no eran femeninos. 

Rebeca, tenía 24 años y estaba soltera. Había tenido varios pretendientes, pero ninguno estaba a su altura y los había rechazado. Su hermana decía que ella los asustaba, hablando de política y de derecho. La aconsejaba diciendo que tenía que ser más discreta y no dejar entrever tan fácilmente que era una mujer culta y con opiniones firmes. A Rebeca la traía sin cuidado. Era transparente, no quería aparentar algo que no era. Era ella misma y en eso consistía su potente atracción. Tenía en mente pensamientos más profundos, soñaba con viajar y alejarse de su ciudad a la que consideraba demasiado provinciana. Había leído a cerca de países exóticos, con sus personajes extravagantes, con sus montañas y sus ríos. Ella presentía que su lugar no estaba en Valladolid. Quizás su hermana tuviera razón y ella era una chica extraña y con demasiados pájaros en la cabeza, a lo mejor los libros la habían arrugado las ideas, haciéndola ilusa y demasiado soñadora. Pero no podía evitar ser así. Ella era Rebeca, una joven con sueños, con ideales y metas.

Se detuvo en la estantería y abrió el libro “Memorias de un aventurero” deteniéndose en la página 66.

13 comentarios:

Miss.Navegante dijo...

Porque nadie nos puede decir quién o cómo debemos ser.

Cristina dijo...

Mi querida Esteer mil gracias por tu paso en mi casa, siempre es grato leer tus comentarios!
Hoy nos dejas un relato muy reflexivo,¿Será que debemos ser como nos imponen o es más importante dejarse llevar los sueños y anhelos?
Yo creo que Rebeca no debe abandonar sus aspiraciones, debe luchar por conseguir sus metas y sus convicciones.
Un place leerte, te dejo un fuerte abrazo!

Tamara dijo...

No he tenido tiempo de avisar antes, ando liadísima, pero como este blog esta apuntado a Fúndete conmigo, queríamos avisarte de que hemos organizado un para febrero, en el que nos gustaría que participaras, es una manera de dar publicidad a tu blog...

Un besazo

http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2013/02/reto-de-febrero.html

Rakel dijo...

cada uno tiene una esencia propia que nadie nos puede decir cambiala por un aroma dulce o extravagante..!!
ser como somos nos hace diferentes..!!

El 18 de febrero lanzare mi nuevo blog asi que ese día en mi blog Enamorada de ti publicare el nuevo link!! Espero verte ahi!!

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Hola Esteer
Encantado con tus huellas por casa, me ha gustado mucho tu entrada en la que relatas de forma muy sensata y coherente, acerca del caracter que cada persona tiene en su esencia.

No todos hemos nacido para ser abogados, o solamente para ser albañiles, ambos son muy importantes y necesarios con todas las virtudes que Dios les haya brindado respectivamente (hombre o mujer)

Lo màs importante considero es la belleza interior, que se transluce hacia afuera y te permite ver e irradia la belleza desde dentro.La belleza fìsica si no se acompaña de el espìritu interior, no se puede captar, sin la expresiòn de sus valores nobles etc..., queda casì como una estatua o robot ambulante.

Por ello creo en tu relato me atreverìa a inclinarme ante Rebeca, disfrutar de sus conceptos fascinantes de la vida, de los libros que son como ventanas del mundo que nos hacen a viajar; y por supuesto regalarle una bello ramo de Rosas rojas!

Muy encantador relato Esteer.
Un Inmenso abrazo
con mucho cariño!

Nerea Riveiro dijo...

No creo que fuera rara. Cada uno es como es y debería aceptarse como tal. Estoy suuuuuper intrigada. Un besazo!

Anaid Sobel dijo...

Ser únicos está en nuestra mano.
Se quien quieres ser, no quien la sociedad pretende.

X dijo...

Me ha gustado. Ya decía Platón que aquellos que vieran a otros en la búsqueda de la verdad harían todo lo posible por sabotearles. Lo mismo le sucede a la hermana de Rebeca, que le insiste para que sea menos persona y más gente. Rebeca hace bien en no rendirse.

atlantis2050.blogspot.com

Ehse dijo...

Bastante complicada es ya la vida como para que encima haya quien esté juzgando constantemente tus decisiones.

Precisamente lo atractivo es lo que no es común.

Un abrazo!

Colas de Sirena dijo...

Hola! No sé si conoces mi blog, si ya te has pasado, si te gusta o si no, pero en caso de que no lo hayas hecho y desees explorar nuevos horizontes XD XD quedas invitada a visitar, cotillear y criticar mi blog jjejeje. Te espero!!!

Cristina dijo...

Feliz día de la Mujer mi querida Esteer!!
Te deseo un hermoso fin de semana, abrazos miles!

Tamara dijo...

Tienes un regalito en mi blog que espero que te guste.

http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2013/03/premio-de-r_9.html

Ceci García Moyano dijo...

Me encantó la entrada!
Probablemente la belleza del alma de Rebeca, y todos sus deseos de volar y soñar, no mueran nunca. Su hermana, en cambio, concentra todo en la superficialidad sin darse cuenta de que la apariencia es lo que primero muere.

Nos leemos ;)
Un abrazo