17/3/14

qué me queda...

Hace años que oigo voces. Están dentro de mi, en mi cabeza, no callan, no descansan. Me comen por dentro, me torturan y a veces me asfixian. He aprendido a convivir con ellas, las escucho y las ruego que por favor dejen de hablar. Anhelo el silencio más que nada en este mundo. Quiero sacarlas de mi cabeza. Arrancarlas de mi mente. Callarlas. 
Por las noches no duermen. Para ellas no existe el tiempo, ni el espacio, la noche ni el día. Están vivas, se alimentan de mi alma consumiendo mi espíritu. Son dueñas de mis silencios y amantes de mis horas. Se han apropiado de mis sueños. Han corrompido mi descanso. Han roto mi silencio. 
Son ellas y no yo, las que controlan mis recuerdos. Juegan con mis memorias, como si fueran piezas de un puzzle. Recomponen mi pasado, eliminan detalles y me impiden ser. A veces me hacen llorar, cuando me obligan a recordar el día que perdí a mi familia en un accidente de tren. Todos murieron, y yo sobreviví. Cuando me dijeron que era la única superviviente desee morir. ¿Para qué vivir? Entonces ellas vinieron. Las voces. 

Con los meses, descubrí que si escucho música ellas hablan más bajo. La música las calma, quizás las relaja o las ayuda a soñar. Un día se irán, cuando se cansen de mí, cuando hayan descompuesto mi vida en un montón de pedazos. 

4 comentarios:

Forbidden dijo...

El mundo de las ideas que vagan por nuestras mentes es infinito y nunca se calman.

Besos!

Cassia∞ dijo...

Ay, me encanta como escribes ^^
Un beso!

Ana11 dijo...

¡Increíble esta entrada!
Me a encantado de verdad.
Lo mejor es no calentarse la cabeza por las cosas, cosa difícil pero bueno.
Pásate si quieres, un beso :)

Ana Isabel dijo...

OOOOH!!!! *.*
Me encantó!!!! ^^
La verdad es que me impactó la parte de "cuando me obligan a recordar el día que perdí a mi familia en un accidente de tren"

Un beso! ;)
http://myworldlai.blogspot.com.es/