16/9/14

cuando no tiene sentido.

Mateo tenía los pies torcidos. Sus huesos eran pequeños y su piel fina. A veces las venas se transparentaban en su piel dándole un aspecto fantasmagórico. Su cuerpo era frágil y quebradizo y su mirada era cálida y afectuosa.
Sin embargo a pesar de su simpatía y de su gran sonrisa en el colegio los niños no querían ser sus amigos. Le insultaban y se metían con él amenazándole con pegarle a la salida del colegio si se chivaba a sus padres o la profesora Rita. 
Levantarse por las mañanas se convirtió en un sufrimiento. Se asomaba por la puerta de la clase,  y entrecerrando los ojos observaba como los demás niños preparaban el campo de batalla. Y con sus costillas resistiendo las embestidas de su corazón corría antes de que las bolas de papel, las gomas de borrar y los lapiceros le golpearan en la cara y le hicieran llorar. A veces le ponían la zancadilla o enredaban la alfombra para que Mateo se cayera. Todas las semanas le encerraban dos veces en la baño y se burlaban de él al ver sus ojos hinchados por el llanto. 
Mateo no entendía porque sus compañeros de clase eran tan crueles con él, por qué le hacían daño y se rían cuando le hacían llorar.  
Mateo tenía miedo. Tenía miedo al dolor, a sus risas, a su desprecio. 
-Soy distinto. Nadie me quiere-y lloraba acariciándose los pies. 


12 comentarios:

Natalia H. Fontijn dijo...

Ohhh es triste tu relato, pero aun asi tiene mucha ternura...mucha...
Un abrazo

Rodar y Volar Carmen Silza dijo...

Hasta lo triste puede dibujarse de forma tierna.
Feliz día y gracias por acompañarme Ester, un gusto encontrarte.
Besos

Esperanza Writes Too dijo...

Hola!
Un relato algo triste pero me ha encantado.

Besos<33

Inma_Luna dijo...

Aunque la tristeza acompañan las letras tiene un buen fondo.
Un beso.
Buena semana

juli T Acevedo dijo...

Muy triste esto pero escribes muy bien.
http://goteradeexpresion.blogspot.com/

Hellen Rodel dijo...

Me identifiqué mucho en tu relato porque yo cuando era más chica también sufrí de bullying, no tan grave pero es una experiencia parecida y es horrible. Me gusta tu manera de narrar eso.
Hellen

Ana Isabel dijo...

Aaaaarg, yo de verdad que no puedo con este tipo de gente que va metiéndose con los demás. ¡¡LOS ODIO!! A caso, ¿se creen guays o qué les pasa?

¡¡¡Nominaadaa en mi blooog!!! ^-^

Un beso! ;)
http://myworldlai.blogspot.com.es/

Mayley_Lizzi dijo...

Encantada de encontrar tu blog. Ya te sigo.
Un abrazo.

Daniela♥ dijo...

La triste realidad de lo que sufren muchos niños hoy en día.
Muchos saludos y besos♡

Adriana Alba dijo...

En ocasiones algunos niños pueden ser muy crueles...
Un relato conmovedor.
Cariños, fue un gusto visitar tu espacio, cuando lo desees te espero por el mio Ester.

Rouse Montgomery dijo...

Algo triste pero totalmente precioso ,increible en serio. Besos :)

Jaime Ariza dijo...

Hola!!! un relato muy triste pero que describe la cruda realidad de muchos niños. muy conmovedor, te hace pensar.
Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya me quedo por aquí, así que tienes un seguidor nuevo.
Te invito a visitar mi blog y a seguirme si te gusta.
Un saludo, nos leemos