9/10/14

Cuando Adriana es lo que te está pasando.

Adriana no se sentía guapa, tenía la cara llena de granos rojos y llenos de pus. Los ojos los tenía demasiado separados y los labios muy finos. Sin embargo, Marcos no la veía igual. Esos granos que tanto odiaba Adriana, a Marcos le parecían un suave acné adolescente. Y esos ojos separados para Marcos eran pequeños trozos de mar, que cuando se enfadaban refulgían como tempestades. A Marcos le gustaba su cabello largo y rubio, lleno de puntas abiertas y sus labios, esos labios capaces de llevarle a la luna y sumergirle en un eterno infinito. Le apasionaba la manera en que Adriana miraba el mundo, siempre de frente, sin mirar nunca atrás. Era ese brillo en sus ojos de mar cuando Adriana hablaba de algo que la gustaba. Era esa forma de sonreírle al mundo cuándo tenía ganas de llorar. Era esa risa transparente y soñadora, llena de pompas de jabón. Cuando se sentía nostálgica sus ojos de mar llovían empapados de la poesía de Pablo Neruda. Entonces Marcos preocupado, buceaba en las profundidades de su iris, trayéndola de vuelta a tierra firme, porque la quería, la quería más que nada en el mundo y estaba decidido a no dejarla naufragar. Marcos amaba cada pedazo de su personalidad fragmentada, cada explosión de alegría, cada tarde de pañuelos y lágrimas. 
Adriana era su poesía, y su timón; su alma gemela. La compañera de sus risas  y lágrimas. Ella era el sol de sus veranos y la nieve de sus inviernos. Adriana era el susurro de su corazón enamorado. 

12 comentarios:

Natalia H. Fontijn dijo...

Ohhhh que lindo Ester del Pozo, es el amor que no mas tiene lugar, amor bonito, amor del bueno.
Un abrazote ( y gracias por tu visita a mi calle del eco)

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La naturaleza del amor. UN abrazo. Carlos

alp dijo...

así es el amor...me ha encantado...un beso desde Murcia...

Fina Tizón dijo...

Para mi este relato es como un bello canto al amor, Ester.
Feliz finde para tí

Fina

Claudia Green dijo...

Pero qué bonito, por favor, y ha sido tan real... Me ha encantado <3

¡Un besote!

tierras del sol de medianoche dijo...

Siempre he estado convencida de que cuando para alguien acaba la belleza para otra persona empieza, y es que muchas veces no es lo que vemos, es lo que nos hacen sentir lo que mueve el mundo. Los sentimientos.
Un beso, me ha gustado mucho el blog♥

Patty dijo...

Además de todo el amor es ciego y lo que más importa en ese momento es cuando la persona te hace vibrar con su forma de ser :D lindo Ester gracias por ir al faro besoss :*

Anaid Sobel dijo...

Es increíble lo maravilloso que impregna el amor. Todo se vuelve más.

Precioso.

(He vuelto)
Besos grises

Inma_Luna dijo...

Bravoooo que bellisimo.
Ojalá hubieran muchos Marcos que fueran asi.
Besos

Agnes M. dijo...

Qué dulce.
¿Por qué no publicas un relato más largo? porque las historias se terminan demasiado pronto.
Abrazos,
Agnes,
Un vendaval de palabras.

Kenya G dijo...

mas hombres como Marcos entonces

Leticia dijo...

Ester , lo único que me preocupa de Adriana, es que él la nombra en tiempo pasado... Mmmm

Es un breve, intrigante y original relato excelentes tus retazos del alma. Un abrazo bonita estudiante.