30/3/15

Alto a todas tus inseguridades

Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino amigas, inseguridades
Me molestaba que me llamaran aburrida. Me recordaba los días de mi adolescencia, cuando era una niña despistada con aparato, gafas de pasta, y ropa pasada de moda. La gente me decía que era una “sosa” , que era rara y que vestía mal. No me lo decían a la cara, claro, eran unos cobardes, me lo decían por la espalda, y luego Aria, que siempre se enteraba de todo, me lo comentaba después de clase. Y yo me ponía a llorar. Siempre he sido de lágrima fácil. En esos años me sentía la reina de las desgraciadas. Nunca he entendido porque la gente se tiene que meter con los demás. Siempre que escucho a mis amigas criticar a alguien, me voy inventando cualquier excusa. Lo detesto. Y a la vez me desilusiono, porque si critican a esa persona, ¿quién me asegura de que no me critican a mi? 

Con los años he cambiado, ahora creo que visto bien. De vez en cuando me permito vestir a lo loco, son esos días en los que me da igual todo. Aria dice, que en esos días soy cómo soy yo realmente. La verdad no me he puesto a pensar si tiene o no razón. Quizás la tenga. Las personas cambian, evolucionan con el paso del tiempo, sin embargo a pesar de todos esos cambios hay algo que siempre permanece intacto y supongo que es la esencia, eso que te define. 

-Aria ¿alguna vez has hablado mal de mi?- pregunto de repente. 
Aria traga de dos bocados el pedazo de tarta de manzana que estaba masticando.
-No. Nunca. ¿por qué me lo preguntas?
-Por nada-dije. Aria no desvía la mirada, no jadea, no emite ningún murmullo. Empiezo a remover el café demasiado rápido. 
¿La creo? Sí claro que la creo. Aria nunca me ha abandonado por otra a pesar de que siempre ha tenido miles y miles de amigas. Nunca me ha dejado tirada cuando necesitaba hacer catarsis. Y ha sido la única de mis amigas que mantuvo el contacto conmigo cuando estuve en Inglaterra. Y bueno, actualmente me acoge en su casa. 

Aria me miró suspicazmente y me regaló una amplia sonrisa, derrochando simpatía por cada uno de sus dientes blancos. 
-Adela cariño. Cuéntame que te pasa. 
No pude. Si le contaba como me sentía, sería peor, porque revelaría todas mis inseguridades. No quería que viera lo infantil que a veces era.  

Aria no insistió y siguió comiendo. 

21 comentarios:

Rafael dijo...

Las inseguridades no son buenas, pero a veces...
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Hermosa entrada genialmente compuesta
gracias
por compartir tu arte con nosotros..
Y gracias por el piropo
ya que hace miles de años que vivo en USA
y hablo mas ingles que castellano
besosssssssssss

JLO dijo...

lo importante es el presente no? en al amistad y en todo... si alguna vez habló mal pero ahora está, todo bien.... salu2....

Mario Avellaneda dijo...

eres una mujer encantadora que vibras cuando escribes
o por lo menos asi te persivo yo

Taty Cascada dijo...

Formé parte del grupo "aburrido", con el tiempo me di cuenta que simplemente era diferente y que mis gustos eran compatibles con personas futuras. El paso del tiempo me regaló la necesaria seguridad.
Abrazos.

Ph dijo...

Todos tenemos inseguridades, pero no tenemos que hacerles mucho caso. Un beso!

TheWickedNightmare dijo...

Si pregunta responde no tiene porque ser tan difícil, no se porque se tiene el miedo si ya hiciste la pregunta pues a lo que sigue, imagina como sería que todos respondieran...
Saludos

sabores compartidos dijo...

Las inseguridades estan para vencerlas, parece que tu lo has hecho.
Besotesssssssssssssss

AtHeNeA dijo...

Es cierto ... Tu texto resume muy bien la esencia de todas esas sensaciones que a veces se apoderan de nosotros. Cuando escucho a alguien criticar y , a veces , hacerlo sin piedad... Me planteo también qué dirá de mí a mis espaldas....
Las inseguridaded son parte de nosotros en mayor o menos grado y creo que absolutamente tod@s tenemos alguna.

Un abrazo ♣✴

Ehse dijo...

Quizá cuando revelamos nuestras inseguridades, estamos aún más cerca de ser como somos realmente... hay algo muy bonito, muy íntimo y muy humano cuando lo hacemos.

Un abrazo

Ricardo Barbosa dijo...

No pierdas nunca tu lado infantil señal de que la ilusión y los sueños siguen y la vejez está lejana.

Besos.

Fina Tizón dijo...

Es normal que a lo largo de nuestra vida tengamos algún tipo de inseguridad, pienso yo... es cuestión de aprender a vencerlas y en eso ayudan mucho los años.
Un abrazo, Ester
Fina

lunaroja dijo...

Ah las inseguridades,creo que siempre nos perseguirán,forman parte de nuestra sombra..lo que pasa es que creo que hay que poner luz en la sombra..es la única manera de que se achique! preciosa tu entrada,y muchas gracias por tu comentario en mi blog!

Marina-Emer dijo...

Bueno amiga siempre medio mundo habla del otro medio .asi no faltan charlas...me acaba de advertir un gran amigo que no hay que hacer caso de lo que digan hay que vivir tranquilos...
gracias por tu visita
un abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

UN BUEN ejemplo de lo que puede repercutir la inseguridad, en la relación con nuestros más cercanos. En otra postura, me hizo tu texto recordar los celos enfermizo de Juan Pablo Castel, en El Túnel, que lo llevaron a no estar seguro del amor de María iribarne, le profesaba con gran devoción, y a imaginarse situaciones más de delirio que de realidad. Así puede ocurrir een la inseguridad frente a las amistades. y echarlas a pique. Un abrazo. Carlos

Sarah Moreno dijo...

Bonitas palabras, me han gustado mucho, aunque el mensaje sea de inseguridad.
Un bsito!

anuar bolaños dijo...

La amistad conoce su lugar exacto. Nunca falla.

Little Lena dijo...

Creo que todos vivimos rodeados de inseguridades, pero esas inseguridades van desapareciendo con el tiempo, con un largo tiempo y madurez de una mismo. Al menos es así como lo siento y veo yo, ya que es así como me sentía, y con el tiempo he aprendido que las inseguridades lo único que hacen es perjudicar a una misma.

- sonríe eternamente -

alp dijo...

Es curioso... Tengo una niña de 15 años aye me lleva loco y a veces pienso... La vestiría de otra manera... Yo haría esto... Yo... Y al final de das cuenta que no soy yo... Si no ella... Mi niña... Pero lo paso mal, he de reconocerlo... Ser padre es difícil queriéndola tanto... Un besazo desde Murcia....

Borja F. Caamaño dijo...

La inseguridad es mala, cierto; pero es peor obsesionarse con ello...

Abrazotes.

Carmen Magia dijo...

Me gusta muchísimo, los niños suelen ser crueles, hacen daño...

Todo cambia, las personas evolucionan, pero no siempre se supera la inseguridad...

Yo tengo tantas... y sé que las debería vencer...

Muchos besos