17/3/15

vive que vida sólo hay una

Susurros del tiempo éster del pozo merinoMorgana nunca se había detenido a escuchar como cantaban los pájaros por la mañana, ni a oler las rosas del jardín de su abuela Gene. Se levantaba por las mañanas, se metía en la ducha aún con las legañas en los ojos y se iba corriendo al trabajo, con la tostada a medio comer en una mano y el café en la otra. No tenía tiempo para ver, oír, oler y sentir el latido constante del planeta Tierra. Tenía la nariz siempre metida dentro del móvil y cuando llegaba a casa en el ordenador. No se estaba dando cuenta de que la vida, entre mensaje y mensaje, se le estaba escurriendo de las manos.

Mientras Morgana subía la foto de su cena a Instagram, el cielo se teñía de sangre. La luna celosa había desplazado al sol. Era su turno de brillar. Mientras Morgana dormía, Oscar romántico, había pedido salir a Lucia y en esos instantes, se estaban besando apasionadamente en el parque de La Farola. La ciudad entera, olía a verano. 

Mientras Morgana miraba su página de Facebook, Marta se zambullía en el mar caribeño en otro lado del mundo y Lucas leía un libro tostándose al sol. Mientras Morgana editaba una foto con el móvil, Amelia, su mejor amiga, vomitaba el desayuno. Mientras Morgana volvía a subir otra foto a Instagram,  la perrita dálmata de Rodolfo, el vecino de enfrente, tenía tres cachorros. 

Mientras Morgana actualizaba su Twitter, Emilia moría en su habitación. Mientras Morgana chateaba con Adela, a Paco le despedían del trabajo, y los pájaros de Curro se escapaban. Primi después de darles de comer, se olvidó cerrar la jaula. Ahora volaban libres en el inmenso y profundo cielo azul. Pero claro, Morgana no sabía nada, porque todo eso ocurría mientras actualizaba su mundo virtual.

17 comentarios:

Saudades8 dijo...

Morgana se olvidó de vivir con todo lo que nos da la naturaleza, incluida la humana.

Demasiada gente a un móvil pegada, cada vez más.

Me ha gustado.

Besos.

Mari-Pi-R dijo...

Muy normal en la vida actual, una mujer activa que no podía ver lo que le esperaba en el descanso.
Como siempre tus escritos son muy buenos, un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Tu texto es un paradigma de lo que no es vivir. Cuántos absorbidos por el trabajo y el tecleo de los com putadores, sintiendo la vida artificialmente. Un abrazo. Carlos

Francis dijo...

Olvidarse de vivir para que otros vivan¡¡ disfrutar la propia vida?no se... nunca somos realmente consciente de lo que el otro vive y de lo que nosotros queremos vivir... genial relato¡¡¡¡
Da mucho para pensar¡¡ besos¡¡¡

Rafael dijo...

Quizás Morgana no había vivido, de verdad, la vida.
Un abrazo en la noche.

1superviviente dijo...

saludos ester

1superviviente dijo...

saludosester

RECOMENZAR dijo...

que esplendido escribes aqui me tienes leyendote a las doce de la noche
un abrazo

María dijo...

Que importante es saber vivi!!!

Un beso.

Kristalle dijo...

que bonito el texto
saludos^^

Valentina. dijo...

Impresionante el mensaje que has dejado con esta entrada, también vi el vídeo y jo, cuánta razón.
Un beso.

Megan :) dijo...

ME ENCANTA, Y MAS EL MESANJE QUE TIENE ESTE TEXTO! besotes guapa

Ph dijo...

Holii! Lo importante es saber vivir y hacerlo al máximo! Un beso, te sigo!

Esencia dijo...

Hola ester, gracias por tu paso por mi rincón...:)
Como la vida misma la de Morgana...

Saludos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Unas son de cal y otras son de arena, tanta tecnología nos está deshumanizando... es un precio muy alto.

Un abrazo.

Carmen Magia dijo...

Cierto... se puede pasar la vida sin darse cuenta, sin haberla vivido y sin poderla recuperar... Por eso hay que aprender a dar siempre prioridades y dejar este medio solo para los ratos de ocio en que no hay compromisos más importantes...

Muchos besos, me ha encantado.

llorenç Gimenez dijo...

La vida que vivimos es nuestra vida, aunque aveces creamos que es la única posible, hay otras vidas a nuestro alrededor...
Saludos.. Ester.