15/5/15

Crónicas de estar por casa*


Susurros del tiempo Ester Del Pozo Merino
Desde que tengo conciencia, mi hermana Jimena y yo estamos enfrentadas, porque para ella la vida es una batalla en la que se vence aniquilando al otro. No puede sentirse segura si no ha reducido el espacio vital de su adversario al mínimo necesario. Y la vez necesita de los demás para que reconozcan su fuerza. Por lo tanto, no sólo vive intentando destruirme por todos los medios posibles, sino que la encantaría que la dijera, mientras aplasta mi espalda con su codo que la quiero y que es la mejor hermana del universo. 

Lo peor de todo es que ha descubierto de alguna forma que lo que más odio en el mundo es el ruido y como mi habitación es contigua a la suya, se dedica a fastidiarme, haciendo ruido durante el día: chilla por teléfono, escucha la música a todo volumen, se cepilla el pelo cantando a grito pelado, da portazos y comenta todo lo que hace en voz alta hasta cosas tan apasionantes como lavarse los dientes o pintarse las uñas.  Mi hermana no comprende que el silencio es necesario para aquellos que no sólo viven centrados en el mundo exterior. No creo que pueda entenderlo porque su interior es tan caótico y ruidoso como la Gran Vía a las seis de la tarde. 

12 comentarios:

Sarah Moreno dijo...

Hahahaha no sabes como te entiendo,,aunque da gracias que no compartes habitación ahahha!
Son cosas que cuando estemos fuera de casa extrañaremos. Aunque sea difícil de creer ahora mismo!

Hahhaa un besoo y paciencia😜

Saudades Ricardo dijo...

Espero que pronto te puedas alejar de esos seres destructivos.

Rafael dijo...

Sonrío al leerte.
Un abrazo.

llorenç Gimenez dijo...

Hola Ester... No tengo ni he tenido hermanas/nos, por eso no conozco el problema, eso si tengo vecinos, y te aseguro que es mejor aguantar a una hermana querida, que a unos vecinos estúpidos...
En fin la búsqueda del silencio, debe ser como la búsqueda del Santo Grial...
Un abrazo....

JLO dijo...

a veces son un problema los hermanos.... necesitas la distancia para amigarte y valorarlos... o que ellos lo hagan ja...

Fina Tizón dijo...

Eso es amor de hermanas, no te soporto pero te quiero mogollón...
Me gustó tu entrada
Abrazo, Ester
Fina

sabores compartidos dijo...

Casi todos los nucleos de hermanos se basan en fastidiarse unos a otros solo que siempre hay uno que destaca sobre manera sobre el resto. La indiferencia puede ser una buena tactica, jajja si es posible.
Cuidate de los ruidos, besotessssssssssssssssss

Jéssica Rodrigo dijo...

Ay!! Si es que los hermanos no siempre son una bendición, pueden llegar a ser un dolor. Jajaja Besos

Sophie dijo...

te entiendo mucho! es muy dificil la convivencia, mucho!
besos

Jorge Ampuero dijo...

A veces es necesario elevar el volumen de nuestro silencio para callar a otros de la mejor manera posible, es decir, con amor.

Besos ;-)

Katia González dijo...

Uy, pueeees qué te digo. No sabría cómo te sientes porque soy hija única, y a veces sí quisiera tener una hermana o hermano. Espero solucionen sus problemas (:
¡Saludos!

Megan :) dijo...

Jajaja! Esto me hace acordar tanto a mi hermana pequeña.. me he sentido identificada. Una linda entrada, sin duda
Besitos guapita