20/10/15

Tú, yo y tus 5 secretos.

Tú, yo y tus 5 secretos. Susurros del tiempo Ester Del Pozo
Imagínatelo. Tú y yo cogidos de la mano. Tu y yo dando vueltas alrededor de la Luna. Tu cara, mi cara. El mundo. 

Imagínatelo. Tú y yo solos, perdiéndonos en las vueltas. No hay vacío. No hay soledad. 
Imagínatelo. Tú y yo, girando, y girando. Sin caernos.
Sin caernos.

Imagínatelo. Tú y yo, juntos abrazados a la felicidad, sintiendo sus latidos en el corazón, su palpitar constante dentro nuestro. Nuestras arterias llenas de besos, de abrazos en noches eternas, de sueños dónde volamos entre guitarras y acordes, y volvemos a girar. 
A girar.

Imagínatelo. No hay más problemas, no hay más discusiones. No hay más silencios que hablen por nosotros. 
Imagínatelo. Sólo imagínatelo.

Imagina que en cada atardecer salimos de las sombras y caminamos paso a paso, girando con nuestros zapatos de cristal. Al tercer paso, pegamos un salto, como si voláramos, y luego volvemos a caer, sin que nuestros zapatos de cristal se rompan.  Imagina que te detienes  a los lados del camino a coger margaritas, y una a una las metes en una cesta de mimbre. En casa las colocas entre las páginas de tus libros favoritos, como si fueran pequeños tesoros. 

Te conozco muy bien, quizás mejor de lo que te conoces tú a ti misma, y sé que tu afán por conservar la belleza intacta te lleva a recolectar retazos de naturaleza, artefactos viejos o fotografías. Para ti los recuerdos son belleza, y la naturaleza, y aquello que no puedes conservar como los atardeceres lo fotografías en una instantánea eterna. No me sorprende nada que elijas los libros como cajas de recuerdos. 

Cuando estoy cerca de ti, percibo un aroma a antiguo, no a ese olor que apesta a pasado, sino a recuerdos y a vida vivida. Y entonces vuelvo a imaginar que tú y yo estamos dando vueltas, girando entre páginas de libros, margaritas, y fotografías.